Terapias para adultos.

Acompañamiento psicológico para ayudarte a comprender las cosas que te suceden, tus potencialidades y más.

Puede ser que te cueste llevar tu día a día con normalidad, y es que a veces creemos que hay malestares propios de la vida que no nos podemos quitar y se asumen como tal, cuando en realidad no tiene que ser así.

Hay situaciones de crisis, propias de la adultez, que son difíciles de sobrellevar, la muerte de una familiar, problemas de pareja, la separación de tu pareja o de tu hijo, el embarazo, la inmigración, un jefe altamente demandante o violento, la crianza de los hijos o la economía, son situaciones generadoras de estrés, sin dejar de lado la violencia de género, las adicciones o la experiencia de una enfermedad crónica propia o de un familiar, entre tantas otras situaciones indeseables que, aunque no siempre aparecen, siguen estando en aumento.

La inercia social que experimentamos actualmente deja poco espacio para el disfrute, la reflexión, el pensarse a uno mismo y el conectar afectivamente con otros.

Las emociones tienen cada vez menos espacio para ser expresadas y solemos continuar nuestro día a día así, sin más. Por ello, cuando decides asistir a terapia ya tienes la mitad del problema solucionado, porque aunque no lo creas, tomar la decisión es la parte más difícil de la misma.

Es cierto que no es cómodo hablar de nuestros sufrimientos y que todos huimos de manera natural de lo que nos genera malestar, pero solo podemos destrabar ese nudo en la garganta, esa sensación de opresión en el pecho, la sensación de miedo en el estómago, el dolor de una parte del cuerpo que no tiene causa orgánica, esa ansiedad que no te deja trabajar, el querer dejar de comer o fumar y sentir que no puedes hacerlo, la disminución del deseo sexual, entre miles de cosas más, pronunciando palabras mientras recuerdas o lo sientes, incluso haciendo silencio y solo expresando una emoción.

Todo esto te permite ir identificando lo que te sucede y salir de terapia con sensación de alivio y claridad.

¿Tienes alguna duda sobre la terapia en línea, cómo funciona, etc.?

Haz clic en el botón y hablemos 15 minutos.

o también, envíame tus preguntas

Comienza ahora mismo tu terapia

Son tres pasos para comenzar.

Paso 1: Chat Gratuito

Hablamos por 15 minutos en un Chat Gratuito para resolver tus dudas sobre el proceso

Paso 2: Reservar Cita

Entra en el calendario y agenda tu mismo la cita en el horario que mejor te conviene.

Paso 3: Comienza la Sesión

Una vez que hayas reservado tu cita, comenzarás tu sesión terapéutica.

¿Qué dicen de mi?

Estos son algunos de los comentarios de mis pacientes.

Me ha permitido aprender y a ver desde otra perspectiva la circunstancia por la que esté atravesando, ha sido como tubo de escape, me ha ayudado a romper esquemas, a replantearme, a encontrarme conmigo misma. Sin duda la terapia me ha ayudado mucho a lo largo de los años a entender, a aprender y a aceptar mis procesos. Para mí, la terapia me libera. Y me ayudado a ser mejor.

 

Yoselin Quintero

Pues el proceso con Karem me gustó, porque dejas que uno vaya al ritmo de uno y no hay presiones de uno decir algo o de hacer algo, lo que más me gusto fue que me pusiste tareas para la casa y yo en un principio pensé que no iban a servir de nada, pero resulta que ayudaron más de lo que creía, y después tu te gana la confianza de uno y es más fácil decir la cosas que antes pensaba que jamás en la vida iba a decirlas.

 

Robert Ojeda

Fue extremamente exaustivo, intrigante, completo y profundo. Fue más que un viaje dentro de mi memoria y emociones. Por momentos sentí que me quebraba hasta volverme polvo como cuando se inplosiona una estructura antigua, pero de la nada la serenidad se apoderaba de mis entrañas y resurgia con más trabajo porque siempre conseguí mantener una conexión con el trabajo terapéutico como si fueras mi contraparte, un espejo que no solo me reflejaba sino que me señalaba lo que no era evidente a mí percepción aunque lo supiera desde el principio. Fue sanadora y conciliadora. Hice las pases con mi yo niño, me acepté como mi yo adulto y entendí que mi mundo no era el mundo.

 

Oswaldo Galea

La terapia con Karem llegó en un momento crítico de mi vida donde la necesitaba y al mismo tiempo no lo sabía. Me ayudó mucho a entenderme a mi misma y todo a través de un trato y metodologías con las cuales me sentía cómoda. Lo único que lamento es que haya sido tan inconsistente de mi parte, porque no me cabe duda de que me habría sido de aun más ayuda. Le estoy eternamente agradecida 😊

 

Sofía Camaripano

Trabajar con ella fue para mi totalmente necesario, pues en cada etapa que me encontraba enfrentando supo como profesional darme las herramientas para superar todo lo que me podía limitar para lograr mis objetivos. Me identifique plenamente con su forma de trabajar, pues logra hacer empatía y transmitir serenidad y confianza con total profesionalismo. Sin duda un pilar fundamental para lograr organizar y manejar las emociones que viví en cada etapa de mi vida, tanto en el ámbito profesional como personal. Siempre agradecida con su disposición y compromiso por ayudarte. Como persona: espléndida. Como psicóloga: maravillosa y dedicada

 

María Baldallo