Terapias para adolescentes.

La terapia con adolescentes está orientada a acompañar al paciente a esclarecer el sentido de esta etapa de transición y a hacerla más llevadera, diferenciando lo saludable de lo que no lo es.

La adolescencia es una etapa que generalmente es muy controvertida para ti que eres adolescente, para tus padres y para tus familiares. Es una etapa de transición llena de incertidumbre y cambios constantes para todo el sistema familiar, pero que estoy segura de que son vividas con mayor intensidad por ti que eres el adolescente.

No obstante, por duro que sea, lo que experimentas será positivo siempre y cuando no afecte tu estabilidad emocional, además recuerda que es una etapa pasajera por dura que sea.

Las dificultades en la adolescencia pueden ser múltiples, unas más graves que otras, pero independientemente a todo, la psicoterapia en esta etapa busca propiciar primero un espacio de confianza contigo, como psicóloga entiendo perfectamente lo importante que son para ti los pactos de confidencialidad, en un clima de libertad, espontaneidad, respeto y ausencia de juicios, solo así podremos interactuar tu y yo y lograr descifrar esas sensaciones tan difusas que tienes y que son la mayoría de las veces difíciles de explicar.

Es normal, que en las primeras sesiones se te dificulte hablar o que no desees hacerlo, esto será siempre respetado porque el tiempo de terapia será tuyo y los tiempos los llevarás tú con mi compañía y guía. Lo bueno de todo es que podrás hablar de la forma que más fácil te sea, con las palabras que vengan a tu cabeza más allá de lo que está bien o mal fuera de sesión.

Entiendo que es importante para ti encontrar el sentido en tu propia vida y aceptar o aprender a llevar mejor aquellas sensaciones que no tienen explicación, más que son situaciones propias de la edad que estás atravesando.

Este espacio terapéutico pretende ayudarte en el esclarecimiento de tu propio Yo, tomando en consideración todos los cambios psicológicos y corporales que experimentas para que, de esta forma, puedas facilitarte una interacción con el medio en el que te desenvuelves.

Por otra parte, hay muchas situaciones que son consideradas como patológicas o preocupantes para tus padres o para ti y en realidad pueden ser propias del período evolutivo en el que estás, esto también se puede esclarecer en el espacio terapéutico.

Podré solicitar ver a tus padres en los casos que amerite darle algunas pautas que favorezcan lo que vamos trabajando tu y yo en terapia, siempre lo sabrás con antelación y nunca será revelado lo dicho por ti en terapia.

¿Tienes alguna duda sobre la terapia en línea, cómo funciona, etc.?

Haz clic en el botón y hablemos 15 minutos.

Comienza ahora mismo tu terapia

Son tres pasos para comenzar.

Paso 1: Chat Gratuito

Hablamos por 15 minutos en un Chat Gratuito para resolver tus dudas sobre el proceso

Paso 2: Reservar Cita

Entra en el calendario y agenda tu mismo la cita en el horario que mejor te conviene.

Paso 3: Comienza la Sesión

Una vez que hayas reservado tu cita, comenzarás tu sesión terapéutica.

Preguntas frecuentes de mis pacientes

¿Cuál es la duración de una sesión de psicología?

En casos de atención individual, tiene una duración aproximada de 45 min. – 60 min., cuando se trata de parejas tiene una duración aproximada de 90 min. La primera sesión puede durar un poco más, todo dependerá de tu motivo de consulta.

¿Puedo hacer terapia online acompañada/o?

Exceptuando los casos de atención a parejas y algunos momentos en la atención a adolescentes, el espacio psicoterapéutico es solo tuyo, no podrás tener a una persona al lado, salvo que tengas alguna dificultad que impida sustancialmente llevar a cabo la sesión. La presencia de otro implica una distorsión de la relación terapéutica y por tanto de la indagación, identificación y solución del problema.

¿Psicólogo o psiquiatra? ¿Cuál es la diferencia?

El psiquiatra es un profesional que estudió Medicina y se especializó en Psiquiatra, con el fin de tratar los trastornos mentales a través de fármacos, para de esa forma regular en el organismo los mecanismos necesarios para que un paciente, con alteración moderada o severa de sus funciones cotidianas, pueda mejorar su condición. El psicólogo clínico, estudió la carrera de Psicología y se especializó en Psicología Clínica para ayudar al paciente a mejorar su adecuación a los retos cotidianos que la vida demanda, a través de la escucha profesional y la consecuente identificación de patrones de su personalidad que no le permiten tener bienestar. Generalmente, se acompaña la farmacoterapia recetada por el psiquiatra de psicoterapia, a fin de procurar una atención y cuidado integral al paciente.

¿Es igual una sesión on-line que presencial?

Si bien son modalidades distintas, se ha comprobado a través de serios estudios que no existen diferencias significativas entre una modalidad y otra, de hecho, la modalidad on-line te permite expresarte con menos resistencias porque no tienes la presencia del otro en un campo real. Además, la modalidad on-line es menos costosa, te permite escoger el lugar dónde quieres hacer la terapia, no tienes que desplazarte a ningún lugar, salvo que tu escojas otro lugar para establecer la conexión y la misma se establece por medios que son totalmente cotidianos para ti, como el smartphone, las aplicaciones de Whatsapp, Telegram, Skype o cualquier otra que manejes con total libertad en tu día a día.

¿Por qué ir al psicólogo si no estoy “loco/a”?

Las personas asisten al psicólogo porque día a día es difícil de sobrellevar, porque hay situaciones en la vida que sin duda son muy fuertes para ser llevadas sin compañía profesional o porque simplemente valoran la necesidad de que sus preocupaciones sean escuchadas por un oído experto. Ir al psicólogo no significa que tengas algún trastorno mental, de hecho, son pocos los pacientes que tengo que tienen un diagnóstico de esa naturaleza, sin embargo existen y generalmente complementan la farmacoterapia recetada por el psiquiatra con sesiones psicoterapéuticas.

¿Cuántas sesiones necesito para sentirme bien?

Generalmente se siente un gran alivio después de cada sesión. En relación con el número de sesiones, esto dependerá del problema que tengas y del tiempo que te lleve resolverlo, los tiempos los pones tú de acuerdo al ritmo de tu evolución y el que tu psique pueda soportar.

¿Cuál es la frecuencia de las sesiones?

Idealmente deberían ser una vez por semana, pero a veces se establece una frecuencia de una vez cada dos semanas dependiendo de la situación.

Me siento mal pero yo no quiero ir al psicólogo.

Asistir a psicoterapia debe ser una decisión tomada por el paciente, incluso si es adolescente, ya que aunque en estos casos casi siempre los padres o maestros son los que lo sugieren, el paciente debe aceptar asistir. Si nunca has ido al psicólogo, te recomiendo que pruebes con una primera sesión, le hagas todas las preguntas que desees y que, sobre todo, no sientas el compromiso de continuar si no lo deseas. De igual forma sucede con las parejas, es ideal que ambas partes quieran hacer psicoterapia, en caso de no ser así, lo que generalmente hago es atender a la parte que está interesada y tratarle de forma individual, solo que ya no estaríamos ante el escenario de una terapia de pareja.

¿Puedo suspender la terapia cuando desee?

Si, el espacio psicoterapéutico se puede abandonar cuando el paciente lo desee.

¿Cómo puedo conectarme a terapia?

Puedes utilizar, cualquiera de los últimos métodos tecnológicos que existen para la conexión: Videollamadas de WhastApp, Google Hangout y Skype (estos dos últimos recomendados para terapias de pareja)

¿Qué dicen de mi?

Estos son algunos de los comentarios de mis pacientes.

Me ha permitido aprender y a ver desde otra perspectiva la circunstancia por la que esté atravesando, ha sido como tubo de escape, me ha ayudado a romper esquemas, a replantearme, a encontrarme conmigo misma. Sin duda la terapia me ha ayudado mucho a lo largo de los años a entender, a aprender y a aceptar mis procesos. Para mí, la terapia me libera. Y me ayudado a ser mejor.

 

Yoselin Quintero

Pues el proceso con Karem me gustó, porque dejas que uno vaya al ritmo de uno y no hay presiones de uno decir algo o de hacer algo, lo que más me gusto fue que me pusiste tareas para la casa y yo en un principio pensé que no iban a servir de nada, pero resulta que ayudaron más de lo que creía, y después tu te gana la confianza de uno y es más fácil decir la cosas que antes pensaba que jamás en la vida iba a decirlas.

 

Robert Ojeda

Fue extremamente exaustivo, intrigante, completo y profundo. Fue más que un viaje dentro de mi memoria y emociones. Por momentos sentí que me quebraba hasta volverme polvo como cuando se inplosiona una estructura antigua, pero de la nada la serenidad se apoderaba de mis entrañas y resurgia con más trabajo porque siempre conseguí mantener una conexión con el trabajo terapéutico como si fueras mi contraparte, un espejo que no solo me reflejaba sino que me señalaba lo que no era evidente a mí percepción aunque lo supiera desde el principio. Fue sanadora y conciliadora. Hice las pases con mi yo niño, me acepté como mi yo adulto y entendí que mi mundo no era el mundo.

 

Oswaldo Galea

La terapia con Karem llegó en un momento crítico de mi vida donde la necesitaba y al mismo tiempo no lo sabía. Me ayudó mucho a entenderme a mi misma y todo a través de un trato y metodologías con las cuales me sentía cómoda. Lo único que lamento es que haya sido tan inconsistente de mi parte, porque no me cabe duda de que me habría sido de aun más ayuda. Le estoy eternamente agradecida 😊

 

Sofía Camaripano

Trabajar con ella fue para mi totalmente necesario, pues en cada etapa que me encontraba enfrentando supo como profesional darme las herramientas para superar todo lo que me podía limitar para lograr mis objetivos. Me identifique plenamente con su forma de trabajar, pues logra hacer empatía y transmitir serenidad y confianza con total profesionalismo. Sin duda un pilar fundamental para lograr organizar y manejar las emociones que viví en cada etapa de mi vida, tanto en el ámbito profesional como personal. Siempre agradecida con su disposición y compromiso por ayudarte. Como persona: espléndida. Como psicóloga: maravillosa y dedicada

 

María Baldallo